Overblog
Edit post Seguir este blog Administration + Create my blog

Las mujeres del rey (II) "Catalina, Ana y la supremacía papal"

Publicado en por Carlos A. Campuzano

Las mujeres del rey (II) "Catalina, Ana y la supremacía papal"

Ana Bolena (Anne Boleyn en inglés) era una joven de familia medianamente noble, hija de Tomás Bolena, que ejercía como embajador en Francia y en los Países Bajos para el rey de Inglaterra. Por esta razón la pequeña Ana fue educada en las cortes de Margarita de Austria primero y luego en la corte del rey de Francia al servicio de la reina consorte Claudia de Francia. Esto fue un hecho importante, ya que la corte francesa era en cierta forma la más vanguardista de la época. Así que cuando Ana volvió a Inglaterra era una experta bailarina, dominaba el francés como segunda lengua e iba siempre a la última moda.

Ana era una mujer menuda, de piel oscura y profundos ojos negros. No era precisamente un pibón para los cánones de la época, así que su verdadero atractivo radicaba en su inteligencia, elegancia y encanto.

Natalie Dormer hace de Ana Bolena en los Tudor... uhmmmm... yo no seré quien se queje, jejejeNatalie Dormer hace de Ana Bolena en los Tudor... uhmmmm... yo no seré quien se queje, jejeje

Natalie Dormer hace de Ana Bolena en los Tudor... uhmmmm... yo no seré quien se queje, jejeje

Enrique era un príncipe caprichoso, de carácter variable a la vez que era culto e ilustrado, amante de las artes, incluso había ya escrito un excelente ensayo contra el luteranismo por lo cual se había ganado el afecto del papa y tal. También era poeta y componía piezas musicales (si interesa, se puede escuchar una de ellas en el siguiente enlace de youtube: Alas, what should I do for love). Era un joven formado dentro de los principios humanistas que promovieron el Renacimiento y de él se esperaban muchas cosas como rey.

El matrimonio de Enrique y Catalina de Aragón hasta entonces había sido un matrimonio feliz. Habían tenido varios hijos, aunque lamentablemente no había sobrevivido ninguno salvo la pequeña futura reina María Tudor (a esta le debemos dar gracias todos aquellos que hemos curado nuestra resaca con un Bloody Mary... jeje... eso también me lo he inventado, realmente la llamaron Bloody Mary por la gente que se cargó cuando fue reina en su afán de hacer a Inglaterra católica de nuevo... pero eso ya es otra historia). Cuando digo feliz, digo para lo que eran aquellas costumbres, pues la pobre Catalina llevaba unos cuernos enormes y no sabemos como es que podía levantar la cabeza con el peso de estos más el de la corona. Dada su poca formación política, la reina apenas si participaba en los asuntos del estado. Aunque fue regente cuando Enrique estuvo luchando en Francia (sí, hubo una guerra con Francia para no variar) e incluso dirigió la campaña en la que el rey escocés murió ella solita (los escoceses han sido los aliados franceses tradicionales contra Inglaterra desde siempre, vamos, que la política francesa era ensanduchar a Inglaterra). El caso es que para la época en la que Ana aparece por la corte, el rey estaba un poquito impaciente por el tema de no tener un hijo machito para que le sucediera en el trono y afianzara la recién fundada dinastía Tudor; y estaba empezando a ver a su devota mujer como el problema. La cosa había llegado a tal punto que Enrique incluso había reconocido a un hijo bastardo que había tenido por ahí.

Catalina aguantaba estas cosas con estoicismo mas que nada porque era algo normal e incluso esperado de un monarca el tener amantes por ahí. Y aparte de que la habían enseñado a ser sumisa de pequeña, el rey demostró siempre afecto hacia ella. Pero entonces ocurrió que apareció Ana en la corte y las cosas cambiaron.

Ana Bolena debutó en la corte acompañando a su hermana (que era amante del rey) y a varias damas de la corte, incluida la propia hermana del rey, María; en una especie de obra de danza. Al poco tiempo de esto Ana era la mujer más popular de la corte, estaba de moda, tanto que la llamaban The Glass of Fashion (paso de traducir). Así que fue cuestión de tiempo que el rey se fijara en ella. Pero se fijó malamente, ya que se quedó todo enamoraíco perdido.

¿Natalie Portman o Natalie Dormer como Ana Bolena?, yo lo tengo claro... pueden comentarlo.

¿Natalie Portman o Natalie Dormer como Ana Bolena?, yo lo tengo claro... pueden comentarlo.

Enrique trató de hacer de Ana su amante, pero ella lo evitó por un tiempo por aquello de la virtud y el honor y otras chorradas, hasta que el rey finalmente le pidió matrimonio. Ella aceptó pero reteniendo el sexo hasta el momento en que fuesen marido y mujer. Para ello había un pequeño inconveniente. Y es que el rey ya estaba casado. Esta situación ha generado bastante debate. ¿Cuales eran realmente las motivaciones de cada uno de los participantes? Algunos dicen que el rey ya había pensado en divorciarse de Catalina, otros que Ana era ambiciosa y quería ser reina, algunos simplemente creen que realmente estaban enamorados. Yo pienso (yo, es lo que yo pienso y no lo que piensan los demás) que el rey simplemente estaba encaprichado con la chiquilla, dado su carácter y su manera de actuar dudo que esto haya sido un amor real, aunque soy de la opinión de que él lo creía. Testimonio de ello es la gran cantidad de correspondencia entre ambos que aun se conserva (aquí un ejemplo).

Todo esto dio pie a que el rey pidiera la nulidad de su matrimonio a la autoridad competente en aquella época, el papa de Roma. Su negativa llevaría a Inglaterra a negar la supremacía papal y a la ruptura con la iglesia de Roma, pero de esto hablaremos más adelante.

Comentar este post