Overblog
Edit post Seguir este blog Administration + Create my blog

Hurgando en la historia

Hurgando en la historia

Relatos, historias, mitos, leyendas... Todo esto forma parte de quiénes somos y por qué somos lo que somos.


De hadas, brujas y madrastras (V)

Publicado por Carlos A. Campuzano activado 8 Febrero 2014, 11:28am

Etiquetas: #Rapunzel, #Torre en el bosque, #bruja, #Hermanos Grimm, #Flores, #relatos orales, #Cuentos de hadas, #Cuentos infantiles, #Cuentos

De hadas, brujas y madrastras (V)

Los Hermanos Grimm no fueron los primeros en reunir las historias orales rurales y hacerlas públicas en un formato escrito. Pero fueron los primeros en tener un motivo nacional para ello. Con esto pretendían demostrar la pureza y antigüedad de la cultura germánica, algo que cohesionara a los alemanes y les hiciese orgullosos de serlo. Realizaron para demostrar esto, como mencioné antes, un estudio completo de la fonología y morfología de la lengua germánica. He creído que valía la pena aportar algo más de información al respecto y recomiendo entonces un fragmento de una de las lecturas del profesor de literatura y retórica de la Universidad de Michigan, Eric Rabkin; acerca de este tema en concreto. Lamentablemente está en inglés pero los que puedan entenderlo seguro que lo encontrarán bastante interesante.

Profesor Rabkin

Una vez hecho este pequeño inciso, continuamos con la historia de la florecilla aquella. Rapunzel se hizo mujer (con 12 años ya se era mujer en otros tiempos) y aparentemente era muy guapa. La bruja entonces, para que nadie se comiera a su florecilla en una ensalada, se la llevo a una torre que sobresalía en medio de un bosque. Una torre que solo tenía una ventana en lo alto minúscula.

En este punto vale la pena detenernos de nuevo, quiero que vean la imagen, una torre, en medio de un bosque, con una sola ventanilla en lo alto... es que si lo explico pierde la gracia. Pues ahí tenía Gothel (que así se llamaba la bruja) a la pobre Rapunzel. Cuando la bruja quería ver a la niña, iba y le gritaba desde la base de la torre que se soltara el pelo para poder subir con la ayuda de él (es verdad, para quienes no conocen la historia, la niña tenía un pelazo). -Suéltate el pelo -decía aquella canción de los años 80. La expresión en sí indica que te relajes, el soltarse la melena o desmelenarse como decía mi abuela. Significa desinhibirse, y este significado es universal. Así se entiende mejor el hecho de que el príncipe (modelo de ímpetu juvenil), a pesar de no tener la voz igual que Gothel, logra confundir fácilmente a la joven cuando le pide que se suelte el pelo y le deje subir a través de él. La chica no conoce hombre alguno, y encuentra al príncipe fascinante, ella canta para él cuando están a solas en lo alto de esa torre gigante. Es todo muy erótico en realidad si lo pensamos detenidamente.

Torre en medio del bosque

Torre en medio del bosque

El príncipe y Rapunzel pasan mucho tiempo juntos, ya que él la visita regularmente. Hasta que un día, la chica le hace a la bruja un comentario de lo más idiota: ¿Por qué pesas más cuando subes por mi trenza que el príncipe? Vamos a ver, primero hija mía, la estás llamando gorda, segundo; chiquilla, lo del príncipe que venía y te... visitaba, ¡era un secreto! (tengo un amigo que dirá que esto ha pasado porque era rubia) Pues a Gothel esto no le sentó muy bien y la envió al desierto. Quedándonos claro que la bruja no quería que la pobre chica estuviese al alcance de ningún miembro de la sociedad por nada del mundo.

Pues el príncipe, que visitaba a Rapunzel regularmente, va un día y sube por las trenzas doradas de su amada y se encuentra al final a una bruja. El cuento dice que se arrojó desde lo alto, pero yo diría que al ver a la bruja se llevó tal susto que se cayó. Con tan mala fortuna que no se rompió nada, ni una muñeca, ni un dedo del pie ni nada. Simplemente cayó sobre un rosal, vamos, de jeta, que hay que tener muy mala suerte para caer sobre un rosal directamente con los ojos y quedarte ciego por las espinas. Pues esto le pasó a este pobre hombre, quien estuvo vagando por el bosque como loco, alimentándose de bayas y esas cosas durante los años sucesivos, enloquecido de dolor.

Rapunzel antes de ser sorprendida en su torre

Rapunzel antes de ser sorprendida en su torre

El desierto es un lugar en el que nada crece, solo hay dunas, es estéril, yermo. Y ese ha sido el castigo impuesto por Gothel a Rapunzel, una vida de esterilidad, algo distinto al inicio de su historia, con las flores y todo aquello que representaba la fertilidad, la juventud. Mientras, el príncipe vagaba por los bosques, viviendo de sus frutos, ciego. La vista como tal, es la entrada del conocimiento, siempre ha simbolizado el saber. Edipo se arranca los ojos al enterarse que ha asesinado a su padre y se ha acostado con su madre, ese saber le hace daño y no lo quiere, se ciega voluntariamente. Lo mismo ocurre en este caso. Mientras está ciego recorre los bosques, tomando lo que encuentra de ellos (otra metáfora) hasta que un día nota que hace un poco más de calor y escucha una voz que le resulta familiar. Esta en el desierto, el mismo lugar estéril en el que está la ya no tan joven Rapunzel y los ojos se le llenan de lágrimas, encuentra la redención, las lágrimas le limpian, le purifican y su vista se recupera. Y lo que ve es a su amada Rapunzel con dos niños gemelos (para que los que dudaban de lo que pasaba en sus visitas a la torre lo tengan claro de una vez) con quienes el príncipe se queda a vivir y son felices hasta el final de sus días. Este señores, pienso yo, es un cuento precioso.

Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase:

Archivos

¡Somos sociales!

Ultimos Posts