Overblog
Edit post Seguir este blog Administration + Create my blog

Hurgando en la historia

Hurgando en la historia

Relatos, historias, mitos, leyendas... Todo esto forma parte de quiénes somos y por qué somos lo que somos.


Más sobre los vampiros, Drácula

Publicado por Carlos A. Campuzano activado 23 Febrero 2014, 12:02pm

Etiquetas: #Drácula, #Bram Stoker, #Vlad Tepes, #Transilvania, #Rumanía, #Vampirismo, #vampiros, #Poenari

Más sobre los vampiros, Drácula

Hablábamos un poco por encima en la entrada anterior sobre el personaje de Drácula como figura histórica. Pero, ¿dónde empieza Drácula como vampiro? El personaje se hizo popular gracias a Bram Stoker en su novela Drácula. El señor Stoker basó su personaje en las historias que le fueron llegando del este, aunque la verdad es que no pisó Transilvania en su vida. Simplemente, recopiló información de viajeros sobre las leyendas locales rumanas y le llamó la atención la figura de Vlad Tepes. Lástima que no se hubiese documentado algo más, pues ha confundido Transilvania con Valaquia, el castillo de Bran con el de Poenari... en fin. El caso es que la gente de los Cárpatos creía que el señor Draculya podía haberse convertido en un no-muerto de cuidado gracias a sus buenas obras en vida. El hecho de que su cadáver desapareciera de su lugar de enterramiento en el lago Snagov (Después se supo que los monjes que mantenían el monasterio no querían a tal ser enterrado allí y sacaron su cuerpo y lo enterraron en la orilla del lago, donde se encontraría siglos después); o la llamada epidemia de vampirismo que asoló Estambul justo cuando los turcos llevaron su cabeza hasta la nueva capital de su imperio, no ayudaron demasiado a desdecir aquellos rumores.

No sé si me parece majete o me da miedo...

No sé si me parece majete o me da miedo...

Sí, plagas de vampirismo y esas cosas pasaban o bueno, la gente creía que pasaban o quien carajos sabe lo qué pasaba, lo único cierto es que a causa de esto, enterraban a las víctimas con la cabeza cercenada y con estacas clavadas en el corazón para que no despertasen. Vamos, que no había muchas ganas de que los muertos andaran por ahí pavoneándose, ya que eso es un derecho reservado únicamente a los vivos. Esto y la fama que se había echado Vlad, pues se decía que secuestraba niños y se bebía su sangre; más su ya conocida afición a empalar a la gente que le caía mal. Hasta la trágica desaparición de su mujer, que se suicidó saltando al vacío desde la ventana de su habitación en Poenari. Son ingredientes perfectos para el surgimiento de una leyenda. Además, el vampirismo es una idea muy arraigada en el folclor de las gentes de Bulgaria, Rumanía y Hungría. No es extraño en las zonas rurales encontrarse con cosas como un manojo de ajos colgando de la puerta de entrada de una casa.

Monasterio en la Isla del Lago Snagov, tumba de Drácula

Monasterio en la Isla del Lago Snagov, tumba de Drácula

En base a todo esto, Bram Stoker, escribió su famosa novela, inmortalizando a un personaje siniestro, dándole un aire romántico, impregnándolo todo de aquello que hace de Drácula una de las novelas góticas más importantes de la historia, si no la más. Stoker toma a Vlad y lo transforma en el representante de la oscuridad, un símbolo del pasado contrapuesto con lo pujante del desarrollo del siglo XIX. Pero esto ya es materia sobre la qué hablar más adelante.

Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase:

Archivos

¡Somos sociales!

Ultimos Posts