Overblog
Edit post Seguir este blog Administration + Create my blog

Hurgando en la historia

Hurgando en la historia

Relatos, historias, mitos, leyendas... Todo esto forma parte de quiénes somos y por qué somos lo que somos.


De cómo nace un imperio (I) "La República Romana"

Publicado por Carlos A. Campuzano activado 22 Marzo 2014, 11:05am

Etiquetas: #Imperio Romano, #Guerras Civiles, #Guerra Social, #Roma, #Republica Romana, #Italia, #Antigua Roma

De cómo nace un imperio (I) "La República Romana"

Hacía ya varios siglos que los últimos reyes de Roma habían sido depuestos, entregando el control del poder al pueblo. O bueno, al menos a una parte de ese pueblo que, contando entre sus ancestros a los mismo reyes a los que habían echado, manejaron el cotarro desde entonces. Estas familias nobles fueron cediendo terreno a lo largo de la historia republicana. Con el tiempo empezaron a surgir cónsules y senadores que no pertenecían a ninguna familia patricia. Grandes generales de origen humilde hacían la guerra en nombre de la República para luego acceder a puestos administrativos que antaño estaban reservados exclusivamente a la nobleza.

En teoría Roma era una pujante democracia, en la que los ciudadanos podían elegir cada dos años a un par de individuos para ser básicamente los garantes de su libertad. Es importante entender el papel que estos "cónsules" desempeñaban en el mecanismo estatal para comprender lo que sucedería en el último siglo de la República. Para entender por qué, el pueblo, renunciaba a su derecho a elegir su destino. Y es que al final, los romanos simplemente estaban hasta los cojones.

Ser cónsul era en un principio una maravilla. Tenías casi poder ilimitado para emitir juicios, llevar las riendas de la administración, organizar fiestas. Eran los mandos supremos del ejercito y tal. Con el paso del tiempo, su poder se fue reduciendo lentamente por aquello de que era más fácil delegar cosas en los "minions" que hacerse cargo de todo, sobre todo cuando Roma se ha estado expandiendo sin control por toda la cuenca mediterránea y la ciudad en sí se había ido convirtiendo paulatinamente en el centro del mundo. A pesar de todo esto, de haber perdido poder y esas cosas, de tener que reportar y pedir permiso al Senado para cualquier tontería. Los cónsules siguieron a cargo de quizá una de las cosas más importantes, el ejercito.

El Senado liándola.

El Senado liándola.

El Senado de Roma enviaba a sus cónsules a hacer recados cuando le daba la gana: que los galos se han puesto chulos, hay que darles una paliza; que hay gente en África a la que no le mola que nosotros mandemos, pues hala ya saben qué hacer; que a unos señores italianos se les ha ocurrido que ellos pueden hacerse ciudadanos romanos y nosotros no queremos pero están liándola... y pues sí, se lió y gorda. Aquí empieza la primera de una larga serie de conflictos civiles que terminarían definitivamente con la República Romana en el año 27 a. C.

Pues resulta que un día (seguramente esto fue un debate de aquellos con puños levantados y esas cosas), al Senado le pareció que todos las personas de la península Itálica que viven en Roma sin ser romanos deben pirarse y buscarse la vida en sus pueblos y ciudades de origen. Al parecer esto tenía que ver con naturalizaciones fraudulentas y tal, pero bueno, el caso es que esto obviamente sentó mal y vamos, que un tal Marco Livio Druso se paró ante el senado con una propuesta: hacer romanos a todos los italianos siempre que estos se ocuparan de redistribuir las tierras de cultivo (la humanidad lleva siglos intentando resolver este asunto de la repartición de tierras). Esto no le moló a la derechona romana (optimates) y el pobre Druso, que para un día que andaba por casa; se disponía a cenar y sentarse a ver la tele cuando se tropezó con un cuchillo y murió. Esto desencadenó un conflicto que pasaría a la historia con el nombre de la Guerra Social.

En este punto debo detenerme, ya que antes de continuar con estos acontecimientos debemos hablar de quizá uno de los romanos más importantes de la historia de la República.

Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase:

Archivos

¡Somos sociales!

Ultimos Posts