Overblog
Edit post Seguir este blog Administration + Create my blog

Hurgando en la historia

Hurgando en la historia

Relatos, historias, mitos, leyendas... Todo esto forma parte de quiénes somos y por qué somos lo que somos.


De cómo nace un imperio (III) "Optimates y Populares"

Publicado por Carlos A. Campuzano activado 28 Marzo 2014, 18:55pm

Etiquetas: #Republica Romana, #Guerras Civiles, #Cornelio Sila, #Cayo Mario, #Imperio Romano, #Antigua Roma, #Optimates, #Populares

De cómo nace un imperio (III) "Optimates y Populares"

En el año 87 a. C, la República Romana estaba sumergida en una crisis política sin precedentes. Lucio Cornelio Sila había tomado Roma por la fuerza, mientras su rival, Cayo Mario había huido y se había refugiado en África. Ambos representaban las cabezas visibles de las dos facciones principales: optimates (conservadores) y populares (progresistas) respectivamente. Sila obviamente tenía que irse, ya que la guerra en Grecia era un asunto que ya llevaba pendiente un buen rato y no le dio mucho tiempo para dejar las cosas "atadas y bien atadas" como suele gustarle a los menos progresistas de los políticos. Y quizá por su propio bienestar debió quedarse un rato, ya que había nuevos cónsules. Por parte de los optimates estaba Cneo Octavio (no confundir con Octavio alias Augusto) y Lucio Cornelio Cinna (no confundir con Lucio Cornelio Sila, que esto les cabrearía a ambos) de los progres.

A pesar de que se habían hecho juramentos y tal. Cinna no tardó en declarar unilaterálmente la amnistía de Mario y de los suyos y la restitución de la Asamblea de la Plebe. Esto ocasionó disturbios en el Foro de la ciudad, que no eran como los de ahora, no. En estos había muertos y todo. Esto hizo que Octavio y su mayoría en el Senado destituyeran y expulsaran al pobre Cinna de Roma. Este huyó al sur, en donde contactó con Mario quien había estado ocupado todo este tiempo reuniendo un ejercito en África.

El Senado. Aquí era dónde pasaba lo que pasaba.

El Senado. Aquí era dónde pasaba lo que pasaba.

El ejercito de Mario no era justamente un ejercito profesional como los que él mismo había montado en su reforma. Estaba compuesto de gladiadores y esclavos (bueno, algunos veteranos también) bajo la promesa de libertad, pero bueno, servía. Mario marchó con su ejercito sobre Roma desde el norte mientras Cinna, con un ejercito formado de italianos resentidos por la Guerra Social (a estos les prometieron la nacionalidad) lo hacía desde el sur. Al final Roma cayó y ocurrió uno de los sucesos que más traumatizaron a los antiguos romanos: Mario venía cabreado, muy cabreado. Ordenó a sus tropa el asesinato sistemático de todos sus rivales políticos. Se ensañaron con sus familias y amigos cuando no los tuvieron a mano. El baño de sangre fue escandaloso. Más de cien políticos conservadores fueron asesinados o ejecutados, incluido el cónsul optimate Cneo Octavio, y sus cabezas puestas a decorar el Foro por una temporada

Cinna y Mario se auto-proclaman cónsules (para Mario era la séptima y nuevo record) y se ponen a gobernar como si nada. Declaran a Sila, enemigo de la República y vamos, la fórmula habitual. Una vez hechos los arreglos, satisfecho por su venganza y teniendo al pueblo acojonado, Mario muere; pero antes nombra como nuevo flamen dialis (al antiguo se lo cargaron) a su sobrinete favorito, un chaval de 16 añitos que llevaba por nombre Julio Cesar (ojo a este que después se hace importante).

Cinna se encontró solito ante todo el lío que habían dejado él y Mario montado. Así que se puso a trabajar con rapidez. Se eligió a un pobre pringado como colega cónsul y para fastidiar a Sila, se le envió a combatirle en Grecia y en Asia. Y además como este era el ejercito "oficial" de Roma, de paso atacar a los pónticos, que era en realidad el objetivo principal de toda esta historia. Bueno, démosle un nombre al pringado, se llamaba Lucio Valerio Flaco. Lo que pasa es que es irrelevante, ya que una vez desembarcó en Grecia, su segundo al mando y unos cuantos de los militares descontentos se lo cargaron. Unos se pasaron al bando de Sila y otros se quedaron bajo el nuevo mando de Cayo Flavio Fimbria, quien obtuvo unas cuantas victorias contra los pónticos, haciendo que los griegos se quedaran más tranquilitos y dóciles. 

Monumento a Mario... lo de la cabeza es accidental.

Monumento a Mario... lo de la cabeza es accidental.

Viendo que la cosa se le iba de las manos, Sila firmó un acuerdo con los pónticos en los que estos le proporcionaban pasta y barcos. Así que Sila empezó su campaña contra las tropas populares. Viendo que la cosa se le torcía, Fimbria se suicidó, sus tropas se dispersaron o se unieron a las de Sila, quien empezó a planificar su regreso a Italia. Al ver la situación Cinna organizó un nuevo ejercito para partir a Grecia y enfrentarse a su enemigo, con tan mala suerte que antes de embarcar sus hombres se pusieron nerviosos y terminaron matándole allí mismo en el puerto. Ante esto, toda Italia entró en pánico, las mujeres iban por las calles gritando: ¡que viene Sila! ¡que viene Sila! y vino Sila, quien desembarcó en Brindisium (Brindisi) en la primavera del 83 a. C. Hubo batallas sangrientas en las que se estima que murieron cerca de 70 mil romanos a lo largo del año siguiente. Sila obtuvo la victoria en la batalla de la Puerta Collina, en dónde finalmente se aseguró el control de Roma, dando así por terminada la Primera Guerra Civil de la República de Roma y como decimos primera, quiere decir que hay una segunda y con estos romanos, tercera y cuarta y todo esto en menos de un siglo. Es decir, que algo estaba realmente mal con la República.

Como conclusión, los populares se rindieron, algunos se arrepintieron, pero 12 mil de ellos fueron encerrados en el Campo de Marte, 7 mil de ellos ejecutados mientras Sila hablaba en el Senado. Al escuchar los gritos de terror de los participantes en la matanza que tenía lugar no muy lejos de allí, los senadores se asustaron. Sila, al verles les sonrió y dijo: "No hay de qué preocuparse, solo se están cumpliendo mis órdenes", luego le hicieron dictador. Era el año 81 a. C.

Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase:

Archivos

¡Somos sociales!

Ultimos Posts